top of page
  • Writer's pictureFullPR

Cambiá el discurso: No tener tele ya no es cool

El primetime como un horario específico en una sola pantalla compartida por todos, cambió y se adaptó a los consumidores individuales que crean sus propios horarios para ver contenidos específicos en la pantalla que les resulte más cómoda, tal como explica IAB (Interactive Advertising Bureau) en sus informes sobre el tema. A partir de esto, la televisión se vio muy modificada en sus números, y los puntos de rating no paran de bajar año a año, a pesar de que su contenido siga siendo masivo y todos hablemos de lo que pasó “en Tinelli”.


El encendido en 2018 entre los canales de aire fue de 20,9 puntos, 2,2 puntos menos que en 2017, y el promedio más bajo desde 2004. Showmatch, el programa más visto de Argentina, el día de su apertura 2019 promedió 20 puntos de rating igual que en 2018, pero si lo comparamos con 2017 hubo una baja de 7 puntos, y en contraposición a los 34.6 puntos que marcó en 2016, o bien, si nos vamos a 2009 y vemos los 41 puntos que promedió, la caída es muy clara.


Si hablamos de esas novelas que antes reunían a la familia y eran tema de conversación en las reuniones, actualmente también traducen el deceso del rating televisivo. Por ejemplo, en 2014 la novela más vista era “Las mil y una noches” (TELEFE) y promediaba 30 puntos de rating, en 2019 la ficción más vista es “Argentina. Tierra de amor y venganza” (Canal 13) y su promedio es de 15 puntos.


Pero ¿por qué estamos cada vez más lejos de aquel Palito Ortega que quebró el rating marcando 80 puntos el día de su boda, y aun así, seguimos hablando todos de lo mismo?


Lo que ocurre es que no dejamos de ver tele, solo cambiamos los formatos. Así, a los puntos de rating, los programas deben sumar sus visitas en YouTube para tener un panorama real de su impacto. Hace años que ya no esperamos el horario de un show, sino que lo vemos cuando queremos en la plataforma que tenemos cerca, por lo que medir el rating como se lo analiza hoy, tiene cada vez menos sentido.


Seguimos siendo el país que mira a Tinelli a pesar de no prender la tele de aire, porque desde nuestros teléfonos, smart TV y tablets, buscamos los videos y nos sentamos cómodamente a verlo para luego comentarlo, como se hizo toda la vida pero ahora con más detalle, vemos el programa concentrados en el momento que queremos y no lo tenemos de fondo, por lo que se podría decir que miramos más contenido de TV y con más atención que hace 15 años.


A nivel global, un informe publicado por la multinacional Ericcson, dijo que en 2020 solo un 9% de los estadounidenses serán consumidores tradicionales de TV, y el 46% verá el contenido de televisión bajo demanda. Pero dejar de ver los programas televisivos, no está en los planes de nadie.


En Argentina estos números son similares, Youtube ya es nuestro canal favorito hace tiempo y nos ofrece un mundo de posibilidades que podemos ver acompañados, a solas, en casa o en el trabajo, en el subte o en una sala de espera. Hoy tenemos en nuestras manos, un catalogo infinito de contenidos de calidad a veces buena y a veces dudosa, que podemos consumir con tranquilidad y con la complicidad de nuestro historial del teléfono.


Colgarse del cable ya no importa, hoy “la que va” es tener la clave de Netflix de alguien o pedirle al vecino si no le sobra un poco de Wi-Fi.


Las grandes pantallas siguen siendo una idea atractiva para disfrutar en contextos como grandes eventos deportivos, reuniones de amigos para tener una especie de mini cine o para jugar videojuegos, pero cada vez tenemos menos tiempo para mirar otra cosa que no sea la pantalla de nuestros celulares y computadoras, porque no hay nada mas poderoso que decidir nuestra propia programación, como si fuéramos un magnate de los medios.


Así, ya no es cool decir que como no tenés tele solo ves documentales de cine Iraní, porque como ahora basta con mirar sobre el hombro para asegurarse de que no haya nadie juzgando tus placeres culposos, no se puede comprobar que detrás de esa cara de leer el New York Times, en realidad estás viendo a Pachano poniéndole cero a Flor de la V en el acuadance luego de enterarte por Twitter que fue un escándalo total. Por eso, a la hora de decir qué mirás, no te olvides nunca que aunque YouTube guarde el secreto, lo importante es que ya nadie te cree la pose. 🙂 🙂 🙂


Por Gianella Di Benedetto.



30 views0 comments
bottom of page