top of page
  • Writer's pictureFullPR

De verte siempre a no verte

Trabajar desde casa


El teletrabajo (homeoffice para los más bilingües) era una propuesta muy polémica que generaba dudas en empleadores y jefes de área. En algunos casos se otorgaba a modo de premio, y los más innovadores lo adoptaban una vez por semana. PERO PASARON COSAS


Hasta hace solo unos meses las oficinas abiertas eran lo que había que hacer. Todos juntos a la par, con pequeños boxes para reuniones, pufs de falso descanso y jardines verticales. Sin referirnos a casos extremos que incluían en sus oficinas cosas tan necesarias como un metegol o una Play. Todo esto basado en numerosos estudios y charlas TED que hablaban de la importancia de estar muy juntos y tener amenities para inspirarnos y ser más productivos. Pero todo esto se terminó.


Una emergencia sanitaria a nivel mundial nos obligó a todos a trabajar desde nuestras casas casi de un día para el otro, y todos los análisis, pruebas, charlas TED, etc. se vieron avasallados por una realidad sin grises: el teletrabajo se convirtió en un hecho para todos.


Así, desde hace más de dos meses nuestra oficina es el living y no tenemos que subirnos al colectivo para llegar. Ponemos en la TV lo que queremos, y escuchamos la música que nos gusta sin auriculares. No nos tenemos que arreglar como para ir a una reunión y tampoco tenemos que acordarnos de llevar el almuerzo. No está mal, pero como todo, también tiene un lado B que muchos descubrimos ahora.


En el sector de la comunicación probablemente el aislamiento a la hora de trabajar se sienta más. Si bien el teletrabajo es una buena opción para adoptar de manera rotativa y ordenada, dos meses seguidos pueden verse reflejados en el intercambio natural de ideas, o justamente su ausencia.


Todos estamos haciendo un gran esfuerzo para que sea lo más parecido posible a lo que conocíamos, pero las reuniones de Zoom muchas veces no le dan voz a todos y tampoco son igual de divertidas que ver a tus compañeros (si tenés un buen grupo, claro).


las empresas deben hacer sentir esa cercanía a sus equipos a través de wifi, que hoy es el único amenity que nos une.

Obviamente falta la cercanía y, por eso, el mayor desafío que tienen hoy las empresas no es brindar a sus clientes el servicio correctamente, eso se puede hacer sin problemas, sino mantener la cohesión del grupo a pesar de la distancia, algo que sin dudas es la base de cualquier equipo y en lo que hay que poner el foco.


Es una frase algo trillada, pero realmente estamos juntos en esto, y las empresas deben hacer sentir esa cercanía a sus equipos a través de wifi, que hoy es el único amenity que nos une.




Por Gianella Di Benedetto

22 views0 comments
bottom of page