top of page
  • Writer's pictureFullPR

Hacer o no hacer, esa es la cuestión.

La cuarentena se sigue extendiendo y no parece haber una fecha clara de cuándo terminará. El sueño de la mayoría de “quedarse en casa mirando netflix” se va convirtiendo en una suerte de maldición.


Podes empezar por dividir tus tiempos. No busques trabajar o estudiar 24/7. Nunca fue así, tampoco es así ahora. Si trabajas por tu cuenta o en equipo, es el mismo principio: respetar los momentos para cada actividad y respetar los tiempos de los demás. Si estas desbordado o sentís que el tiempo no te alcanza, quizás solo te falte organización. Te lo dejo para que lo pienses.


Si vivís acompañado, trata de ponerte en el lugar del otro y entendé que no todas las personas reaccionan igual ante las mismas situaciones. Se llama empatía, una palabra que muchos conocen pero una capacidad que no todos poseen. Quizás sea momento de empezar a desarrollarla. De la cuarentena vas a salir habiendo modificado tus relaciones interpersonales: queda en vos si para bien o para mal.


En caso de que tengas hijos chicos, disfrútalos! Podes verlos crecer y aprender juntos. Al final es el sueño de todo padre/madre pasar el mayor tiempo posible con sus hijos, no? ¿No?


Si vivís solo, seguro que ya probaste con leer, mirar alguna peli, cocinar o hacer actividad física. Si no lo hiciste aún, bien! Te acabamos de dar algunas ideas. Si en cambio ya probaste todo eso, bueno, probá de nuevo. Podes hacer eso que siempre pateas para otro momento: estudiar, limpiar, ponerte en contacto con gente con la que hace mucho no hablas. Qué buena oportunidad para ponerse reflexivo acerca de uno mismo y pensar como podes mejorar de vos mismo, en cualquier aspecto. Si querés, podes tomarlo como un retiro en silencio. Quizás esta vez te sirva.


Independientemente de que tan grande sea tu casa y cuantas personas tengas a tú alrededor, es imposible escapar del aburrimiento en algún punto. Las cosas que se solían hacer para pasar el rato ya no son suficientes. Puede que la comida y el papel higiénico sobren pero por el contrario, las energías y el buen ánimo empiezan a decaer. Pero la idea de este texto no es caer en la negatividad.


A pesar de las múltiples actividades que tenés a disposición, queda para el final, la que consideramos la mejor propuesta: NO HACER NADA. Y puede que al leer esto pienses “WFT? Eso ya lo vengo haciendo hace más de un mes”, pero pensá que cuando volvamos, todas las preocupaciones, las tensiones, las corridas y las tareas volverán y quizás con más intensidad. Repito, la idea de este texto no es ser negativo.


Si alguna vez hubo un momento para disfrutar del pleno ocio y del no hacer nada, ese momento es ahora. En realidad siempre hay tiempo, siempre lo hubo. Ahora tenés LA excusa ideal. ¿Qué mejor que estar acostado – quizás con música – totalmente relajado, sin pensaren ese futuro incierto? Y si te sentís mal haciendo nada, recordá que es la primera vez en la historia que haciendo nada, solo quedándote en casa, estas ayudando a todos.


No hacer nada, a veces esta bueno. No j#das, disfrútalo.

Por Jonathan González Cuba

31 views0 comments
bottom of page